domingo, 1 de enero de 2012

Lámina Sobre El Agua - Recurso Natural

Da clic en la imagen para ver la lámina en tamaño completo
¿Qué es el agua?

El agua es un recurso natural permanente que cubre las tres cuartas partes de la superficie del globo, formando los océanos, glaciares, lagos y ríos. Es un líquido incoloro, transparente, inodoro e insípido, compuesto por oxígeno e hidrógeno combinados, aunque en condiciones normales ambas son gases pero su combinación forma un líquido.

¿Qué propiedades tiene el agua?

La temperatura media de la superficie de la tierra es de aproximadamente +2º C y la temperatura del aire se suele mantener dentro de los 40º C por encima y por debajo. El punto de congelación del agua está, por tanto, justo por debajo de la temperatura media de la tierra, mientras que el punto de ebullición está 98º C por encima. Esto significa que el agua puede existir en forma líquida durante una gran parte del año en la mayor parte de la superficie terrestre, mientras que por otro lado no hace tanto calor en ninguna parte para que el agua se gasifique, estado que sería incompatible con la vida. En nuestro planeta el agua existe en sus tres estados físicos: hielo, agua y vapor y puede estar presente simultáneamente en la atmósfera, en la hidrósfera, en la corteza de la tierra y en los organismos vivos, cumpliendo funciones vitales.

El agua tiene un calor específico alto; hace falta mucha energía para convertir en vapor un litro de agua. Este calor puede recorrer largas distancias como calor latente en la humedad atmosférica, y liberarse de nuevo como calor en el aire cuando la humedad se condensa en nubes, lluvia o nieve. De esta forma, el agua desempeña un papel importante en la nivelación de las diferencias de temperatura.

Esta propiedad particular del agua, de disminuir de intensidad cuando se transforma en hielo permite que puedan continuar viviendo los animales y la plantas en los lagos, ríos y océanos de regiones muy frías.

El hielo que flota en las aguas es un aislador entre el frío de la atmósfera y las aguas profundas. Ese hielo evita que las aguas profundas se congelen. Si éstas se congelaran aprisionarían entre su masa sólida a los animales y las plantas acuáticas cuya vida se extinguiría.

Si el hielo fuera más pesado que el agua, descendería y aplastaría a los seres vivos, lo que impediría la existencia de vida.

Por otra parte, el agua a 4ºC en estado líquido, es más densa que el agua entre 0ºC y 4ºC, lo que le permite ir al fondo en donde forma una capa estable que favorece la vida.

Químicamente, una molécula de agua está formada por dos átomos de hidrógeno (H) y un átomo de oxígeno (O); la fórmula química es H2O. Esta composición sólo se da en el agua pura, que no es la que se encuentra en la naturaleza. La de los mares y los ríos, la de las nubes y la que se congela y se transforma en hielo, no es pura; tiene disueltas otras sustancias. El agua pura de verdad sólo se obtiene en un laboratorio.

La mayor parte del agua terrestre es salada. La sal proviene de la disolución de rocas continentales.

Un 65% del peso del cuerpo humano está formado por agua.

Una persona adulta necesita entre 2 y 3 litros de agua por día para que sus órganos y aparatos puedan funcionar correctamente.

El agua es un excelente disolvente; por algo se la llama el disolvente universal. La mayoría de las reacciones bioquímicas solo se producen en soluciones de agua. Por ejemplo, la savia bruta que absorben las plantas durante la fotosíntesis, es una solución de agua y sales.

Para qué sirve el Agua?

¡¡¡El agua es el secreto de la vida!!!

Para que los seres vivos que habitan en el planeta puedan nacer, crecer y desarrollarse necesitan agua. Sin ella, las plantas, los animales y los seres humanos no podríamos existir.

Agua para que las plantas realicen la fotosíntesis y den oxígeno al planeta.

Agua para que los cuerpos se hidraten

Agua para que los alimentos se movilicen dentro del organismo,

Agua para eliminar los desperdicios que en forma de transpiración y orina el que mismo cuerpo expulsa.

Tan importante es que el 70% del cuerpo humano está compuesto por agua. Y necesita alrededor de 2 litros de agua por día para funcionar normalmente. Por eso, la sed es la forma que tiene el cuerpo de decirnos que necesita agua.

También los alimentos contienen agua en grandes cantidades. Por ejemplo:

Las papas contiene el 80% de agua, la leche contiene el 90% y los tomates el 95% de modo que no toda el agua que necesitamos proviene de aquella que bebemos sino también de lo que comemos.

De Dónde viene el agua

Nuestro planeta cuenta con numerosas fuentes de agua y en su composición general, tres cuartas partes corresponden a este maravilloso elemento. Un gran porcentaje de esta agua es salada (97%) y es la que forma mares y océanos. Sólo una pequeña parte (3%) es agua dulce.

El agua dulce es la que más fácilmente puede potabilizarse.

Aún cuando existen técnicas para tratar el agua salada, hoy por hoy, en todo el mundo, el agua dulce es la principal fuente de abastecimiento del planeta.



Agua Meteórica: Es la que proviene de las precipitaciones. Es fresca, pero no tiene sales minerales.





Agua telúrica de napa: Es la que circula debajo del suelo en napas. La más pura suele ser la de la napa mas profunda; para obtenerla es necesario hacer un pozo surgente.





Agua Superficial: Es la que se obtiene de ríos, arroyos o lagos. Conviene purificarla para beber o cocinar.



Como esta el agua

El agua es un elemento de la naturaleza que está en continuo movimiento. Y en ese ir y venir de un lado para el otro, adopta distintos estados: sólido, líquido y gaseoso. El cambio de estado del agua depende de la temperatura a la que se encuentra. Cuanto más frío, más sólida; cuanto más calor, más gaseosa.

Es sólida, por ejemplo, cuando tiene forma de nieve, hielo o granizo. Gaseosa cuando se presenta como humedad en él ambiente o bien cuando se evapora por el calor del sol. Es Líquida en ríos, mares y otros espejos de agua.


El ciclo del agua

En su constante ir y venir de un estado al otro, el agua describe siempre un camino más o menos parecido, por eso se lo llama ciclo del agua.

El sol calienta el agua que está en la superficie de la tierra. Así ríos, mares, arroyos y hasta el agua de las plantas se evaporan lentamente y suben hasta formar las nubes. Las nubes, entonces, son agua evaporada que viaja por el cielo, desplazándose de una región a otra. Allí arriba hace más frío, porque cuanto más se aleja uno de la superficie de la tierra se registra una temperatura cada vez más baja, de modo que el vapor vuelve al estado líquido, por un fenómeno que se llama condensación. La lluvia es, ni más ni menos, ese paso del estado gaseoso a líquido.

Al llover, el agua vuelve a alimentar ríos, mares, lagos y napas subterráneas a través de la filtración de los suelos. Entonces, un ciclo se ha completado y vuelve a recibir el calor del sol para volver a evaporarse.

Esta capacidad que tiene el agua de "moverse" y volver a generarse a sí misma es el motivo por el cual se la considera un recurso natural renovable.

Sin embargo, si nos acordamos que sólo una pequeña porción de toda el agua que hay en el planeta puede usarse para el consumo, y que cada vez somos más habitantes en el mundo, hay dos cosas importantísimas que tenemos que aprender:

* Usar toda el agua que necesitamos, pero no derrocharla.

* No tirar al agua (y esto incluye los caños de nuestra casa) productos o elementos que puedan contaminarla.







Los estados del agua

El agua es un compuesto muy simple que forma parte de todos los seres vivos, tanto de sus células como de la sangre, la linfa y otros líquidos corporales.

Sus múltiples y especiales propiedades la hacen una sustancia excepcional.

El agua se puede presentar en los tres estados físicos: sólido, líquido y gaseoso, según la temperatura a la que se encuentra.

El agua sólida forma el hielo, la nieve, el granizo y la escarcha.

El agua líquida se encuentra en los mares, lagos y ríos, así como en las aguas subterráneas, y forma las nubes, para luego caer en forma de lluvia.

El agua gaseosa se encuentra como vapor de agua en el aire.

El punto de fusión del agua, es decir la temperatura en que pasa del estado sólido (como hielo) al líquido, es 0°C. El punto de ebullición del agua, es decir la temperatura en que el agua líquida hierve y se transforma en gas o vapor de agua, es 100°C.

Averigüen si es posible que una sustancia pase directamente del estado sólido al gaseoso, o viceversa, sin pasar por el estado líquido. ¿Es posible con el agua en condiciones naturales?

Soluciones

De la unión de dos o más sustancias puede surgir: una mezcla, cuando los componentes pueden diferenciarse (por ejemplo, aceite y agua); una solución, cuando los componentes iniciales ya no pueden distinguirse a simple vista (por ejemplo, sal o azúcar disuelta en agua).

En una solución, el componente que se halla en mayor cantidad y que disuelve al otro se llama solvente. El agua es un extraordinario solvente de gases, líquidos y sólidos.

Se llama soluto a la sustancia que se disuelve. Algunos ejemplos de solutos del agua son:

· Sólidos: azúcar, sal, leche en polvo, etcétera. Líquidos: vinagre, alcohol, etcétera.

· Gaseoso: oxígeno, dióxido de carbono, etcétera.







El agua, un recurso natural

Es difícil encontrar agua pura en la Tierra. Toda el agua, incluso las que bebemos, contiene distintos minerales disueltos.

En general, se puede definir como agua mineral a todo tipo de agua que contenga sustancias minerales disueltas. Las aguas "puras" de los manantiales suelen contener en solución pequeñas cantidades de gas y cantidades variables de sales. Además, pueden llevar materiales suspendidos o mez­clados, como arcilla fina y fragmentos de materia vegetal.

Cuando el agua natural contiene cantidades apreciables de sales disueltas recibe el nombre de agua dura. Las aguas duras no son potables ni tampoco son buenas para lavar: el jabón forma espuma con dificultad y limpia menos.

El agua de los mares y océanos es agua salada, ya que contiene una considerable cantidad de sal disuelta. Por este motivo no puede ser aprovechada para ser bebida ni para el riego de cultivos. En la actualidad ya existen complejas instalaciones que transforman el agua salada en agua dulce.

El agua de los ríos y lagos es agua dulce: se llama así porque no contiene la cantidad de sal que posee el agua de mar. Esta agua sí puede ser utilizada en la agricultura; ade­más, debidamente purificada, el agua de los ríos se utiliza para suministro de agua potable a las ciudades.

¿SE ACABARÁ EL AGUA?

Cada día se consume mayor cantidad de agua, aproximadamente el triple de la consumida hace sesenta años. Esto se debe a que la población del mundo aumenta sin cesar. Sin embargo, hay otro hecho importante: en la actualidad, el consumo de agua por persona es tres veces mayor que a principios de siglo: hay muchas industrias que utilizan el agua para fabricar sus productos; en la mayor parte de los hogares de las grandes ciudades hay agua corriente, y la higiene y el aseo personal han mejorado con respecto al siglo pasado.

Es posible, por lo tanto, que, como mínimo, en nuestro país se consuma nueve veces más cantidad de agua que hace sesenta años. ¿Llegará un momento en que se acabará el agua de nuestro planeta?

Afortunadamente, la respuesta es no. En realidad, la cantidad de litros de agua que hay en la Tierra es siempre la misma debido al ciclo del agua.

Sin embargo, la contaminación ambiental y el uso de detergentes no biodegradables, entre otros factores, pueden destruir gran parte de nuestro precioso recurso.

¿Qué medidas podrían sugerir para evitar el consumo indebido de agua y su contaminación, e incentivar su mejor aprovechamiento?

El aire el agua y el clima

La Tierra está rodeada por una enorme capa de aire. El aire está compuesto por distintos gases y partículas de polvo. Los gases más importantes que forman el aire son el nitrógeno, el oxígeno, el dióxido de carbono y el vapor de agua.

La capa de aire que rodea a la Tierra se llama atmósfera.

Cuando el aire se mueve de un lugar a otro se forma el viento. El viento es aire en movimiento. La cantidad de vapor de agua que contiene la atmósfera determina el grado de humedad ambiental. Cuanto mayor cantidad de vapor de agua haya, mayor será la humedad.

La humedad, la temperatura, la cantidad de llu­vias y los vientos determinan el clima de un lugar. ¿Cómo es el clima del lugar donde viven? ¿Hay mucha o poca humedad? ¿Hace frío o calor? ¿Llueve mucho o poco? ¿Hay vientos frecuentes? ¿Son fuertes o suaves?

Más datos sobre mares y océanos.

· Se calcula que el área de la Tierra cubierta por agua abarca unos 362.000.000 kilómetros cuadrados.

· El volumen de todos los océanos del mundo es, aproximadamente, de 1.350.000.000 km3.

· El océano más grande del mundo es el Océano Pacífico, que cubre un área de 166.241.700 km2.

· El océano más pequeño es el Ártico, con solo 13.223.700 km2.

· El mar más grande de todos es el Mar de la China, que ocupa una superficie de 2.974.600 km2

· La temperatura más alta registrada en el océano es de 4040 C y fue medida por un submarino de investigación, a unos 480 km. de la cota oeste de Norteamérica.

http://www.oni.escuelas.edu.ar/olimpi2000/cap-fed/elagua/home/index.html

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada